» La Rebelión Del Biberón – Consejos y experiencias de unos padres primerizos
 
La Rebelión del Biberón   La Rebelión del Biberón
De cuando la vida se llena de biberones, chupetes, cunas, patucos, peluches, pañales, sonajeros, antojos, carricoches, ilusiones, ecografías, pataletas, ropa premamá, baberos, risas, lágrimas, predictors, tacatacas, ginecólogas, guarderías, tronas, juguetes, sacaleches, matronas, calientabiberones, portabebés, esterilizadores, capazos, canastillas...
InicioBlogCosas ÚtilesContacto
 


“Papá”, “Mamá”… ¡y la mitad del diccionario!

Martes, 19 de Mayo de 2009 - 16:47:38 por Papi

Hoy Nene cumple 20 meses, ¡bien! 😎 (y hace casi 6 que no escribo una Entrada, ¡mal! 😳 ).
Y, aprovechando la ocasión, hemos hecho una lista con las palabras que ya sabe decir. Comprender comprende muchas más, claro, estas son las que sabe pronunciar.
De hecho, sabe decir algunas más. Unas no las pongo porque las he olvidado (que seguro que hay alguna 🙄 ) y las otras no las pongo porque son nombres propios y quiero mantener el anonimato en el Blog, ya sabéis 😉 .

Pues aquí va la lista, en orden más o menos alfabético. Para cada palabra pondré, primero, lo que Nene pronuncia, después lo que significa y, por último, si es necesario, una explicación de por qué pronuncia lo que pronuncia para significar lo que significa 😛 . Como veréis, son más de 40 palabras.

¡Vámonos!

Listado de palabras que Nene utiliza con 20 meses de edad

– Ata: Gato o animal similar (viene de “Gata”).
– Aúf: Interruptor o enchufe (en la pared) (viene de “La luz”).
– Apú: Winnie the Pooh o calcetín (viene de Winnie the Pooh, y lo usa también para “calcetín” porque tiene unos calcetines de Winnie the Pooh y cuando aprendió la palabra se quedó con la idea de que todos los calcetines son the Winnie 😛 ).

– Bá: Blas o Epi (viene de Blas).
– Babá: Globo.
– Brumbrum: Coche, moto o similar (es onomatopéyico, evidentemente).
– Bebé: Bebé.

– Eue: Televisor (viene de “Héroes”, porque a la hora de comer ve siempre la serie “Los Héroes de Higglytown“).
– Eréu pá: Virgen o figura religiosa similar (viene de “Mare de Deu, Pá”, “Virgen María, Pan” en castellano, que se ve que es una expresión típica aquí y la aprendió durante las fiestas del pueblo).

– Grande: ¿Grande? Esta la aprendió justo ayer, pero creo que no comprende el significado.

– Mamá: Mamá (la usa tanto para Mami como para cualquier mujer adulta).
– Mam: Agua (aquí es común que los niños llamen “mam” al agua, desconozco por qué).
– Mecmec: Nariz (viene del juego de apretarle la nariz a un muñeco de Epi y yo decir “¡mec mec!”).
– Má: Mano.
– Manaña: ¿Mañana? La dice pocas veces, y no creo que comprenda lo que significa.
– Maná Maná : Tutú Tururu. No es realmente una palabra, pero ha aprendido el juego: él dice “Maná Maná” y nosotros cantamos el “Tutú Tururu” :mrgreen: .
– Mes: Más (viene de “Mes”, que es “Más” en valenciano).
– Muuu: Vaca (otra onomatopeya).
– Muá: Beso (otra más 😉 ).

– Nena: Niña (curiosamente “Nene” no lo suele usar 😯 ).
– Nete: Otro u otra (creo que viene de “un altre”, “otro” en valenciano).

– Papá: Papá (la usa tanto para mí, Papi, como para cualquier hombre adulto).
– Pepe: Chupete.
– Pan: Pan.
– Pa (o Umpa): Pelota o similar (creo que viene de “Pumba”, porque a veces cuando le doy una patada a la pelota digo “¡Pumba!”).
– Pel: Pelo, hilo o similar.
– Patata (o “Patatata”): Patata, galleta o similar.
– Petet: Pedito (viene de “petet”, “pedito” en valenciano).
– Pé: Pie.
– Papapán: Papa Noel u otro símbolo navideño en general (viene del comienzo del villancico “Navidad, Navidad, dulce navidad…” tarareado (“Papapá, papapá, papapapapá”)).
– Pate: Parque (tanto el “parque” de casa como el lugar donde están los columpios, etc).
– Pat: Pato (y también sabe que los patos hacen “Pat pat” 🙂 ).

– Salta: Salta (lo aprendió hace poco, con la serie de dibujos “Harry y su cubo de dinosaurios“).

– Tata: Tía o caca (que no es que tengan mucho que ver, pero las llama igual 😆 ).
– Tete: Niño (en general, pero también él mismo) (viene de que aquí a los niños pequeños se les llama “tetes”).
– Teta: Niña (por lo mismo que Tete), Teta o Chaqueta.
– Tatatá: Caballo o jugar al caballito (se sienta sobre mi pie, se agarra a mi pierna y yo lo muevo como si fuese a caballo) (de origen onomatopéyico, por el “tacatán tacatán” del trote de un caballo).
– Tres: Tres (no creo que sepa lo que significa, pero si le dices “uno, dos y…”, él dice “¡tres!” 😎 ).

– Uau uau: Perro o similar (esto en ocasiones incluye a vacas, ovejas, etc :mrgreen: ) (por el “¡Guau! ¡Guau!”).
– Uete vá: A los juguetes (de “Juguetes, va”).

– Yaya: Abuela (viene de “Yaya”, claro, que aquí se usa para llamar a las abuelas).

Si os fijáis, no hay ni una sola palabra que lleve la letra “O”. Cosas de la naturaleza, Nene aún no sabe pronunciarla 😯 🙄 😕 🙂 .

Biberonsejo: Cómo pesar a tu bebé en tu propia casa

Lunes, 24 de Noviembre de 2008 - 16:02:58 por Papi

Este es uno de esos consejos que son obvios pero que quizás no se te pasa por la cabeza 🙄 .

Con frecuencia, sobretodo en los primeros meses de vida, es necesario o conveniente llevar un control frecuente del peso del bebé. Y para éso, tradicionalmente, muchas farmacias disponen de básculas infantiles, especiales para bebé. Incluso muchas de ellas, como la nuestra, la ofrecen gratuitamente 😎 .

Sin embargo, pesar al bebé en la farmacia tiene desventajas:
1- Tienes que ir hasta ella y dependes de su horario de atención al público. ¿No sería mucho más cómodo poder hacerlo en casa? 🙁
2- Para ser bien, el bebé debe ser pesado desnudo o, como mucho, con el pañal. ¿Y si hace frío? ¿Vas a ponerte a desnudar al bebé en la farmacia? 😯

Conclusión: vamos a pedirle a los Reyes Magos una báscula infantil 🙂 para poder pesar al chiquitín tranquilamente en casa.

¡No! ¡No hace falta! Porque seguramente sí tenemos una báscula normal, de adultos, en nuestro hogar. Pues usémosla.

Pero, dirás, no se puede por dos motivos:
1- Estas básculas, normalmente, no funcionan bien con pesos pequeños. Y mi bebé pesa sólo 7 kilos, ¡no sirve! 🙁
2- Aunque realizase bien el peso, ¿cómo pongo al bebé encima? No se tiene de pie, y tumbado no cabe 👿 .

Efectívamente.
Solución: apliquemos un poco de lógica y un poco de matemáticas:
1- Pésate tú. Pongamos que son 65.4 Kg.
2- Coge al bebé en brazos y pesaros juntos. Pongamos que ahora pesáis 72.6 Kg.
3- Resta el primer peso del segundo. En el ejemplo: 72.6 – 65.4 = 7.2.
4- ¡Tu bebé pesa 7.2 Kg! 😎

Qué tontería, ¿no? Pero seguro que a muchos no se os había ocurrido 😉 .